Skip to content

La kombucha es una fermentación de una solución de té y azúcar de la bacteria inicial Acetobacter y algunos tipos de levaduras, esto es, hongos. A continuación te contamos todo acerca de esta bebida.

Esta bebida natural se obtiene con 4 ingredientes básicos:

  1. Té verde
  2. Scoby
  3. Agua
  4. Azúcar de caña

La fermentación del té verde con el azúcar de caña hace que se forme el scoby, que es la simbiosis de bacterias y hongos (levaduras). Éstas consumen el azúcar y producen la kombucha de sabor particular. Se pueden añadir sabores con frutas y otros alimentos para obtener bebidas diferentes, pero con la misma base.

Propiedades

Entre las propiedades que se le atribuyen a la kombucha y que han sido demostradas con estudios, se conocen como digestivas, antibacterianas, antioxidantes y antibióticas. Se ha descubierto en la kombucha la presencia de ácido glucurónico, que resulta un excelente fármaco altamente desintoxicante, encontrado en la kombucha tradicional y que hace que puede contaminarse esta bebida con microorganismos dañinos.

  • Su principal beneficio se relaciona con la regeneración y mejora de la flora intestinal.
  • Tiene propiedades antibióticas contra estafilococos, tifus, paratifus A y B, difteritia y disenteritis.
  • Acelera el metabolismo, ayudando en dietas para adelgazar y pérdida de peso.

Es una bebida probiótica cargada de bacterias beneficiosas para nuestra salud. Nos ayuda con la digestión y contiene vitamina B, enzimas, aminoácidos, antioxidantes y polifenoles.

Otros beneficios de la Kombucha

Algunos de las propiedades que se le atribuyen a la kombucha son los siguientes:

  • Alcaliniza el cuerpo, evitando enfermedades graves y muy dañinas
  • Desintoxica el hígado y los riñones, ayudando a eliminar piedras
  • Mejora la artritis, gota, asma y reumatismo
  • Alivia la migraña y dolores de cabeza
  • Reduce la presión sanguínea, el estreñimiento y mejora la visión

Comprar kombucha

Hoy en día puedes comprar kombucha en muchas tiendas especializadas, pero hay muchas personas que la preparan en casa disfrutando de sus beneficios.

Es aconsejable que la primera vez que pruebes la bebida lo hagas con un producto comprado, así podrás comparar sabores y texturas cuando lo hagas en casa, y tener la certeza de que estás haciendo las cosas bien.

El scoby, que es el organismo vivo de las bacterias y levaduras, se puede adquirir, éste se regenera y crea uno nuevo, por lo que se puede compartir con quien tú quieras, compartiendo salud y bienestar, así también ellos podrán hacer kombucha.

Cómo se hace kombucha

La preparación de la kombucha no es complicada, pero requiere de conocimiento para que no se contamine por bacterias y otros microorganismos indeseables.

Te enseñamos cómo hacer kombucha en casa, que te hará ahorrar un buen dinero y poder disfrutar de todas sus propiedades aprendiendo a hacerla de forma casera.

Ingredientes para la kombucha

  • 1 Taza de azúcar de caña a ser posible orgánica o ecológica
  • 8 bolsitas o 2 cucharadas de té verde o té negro
  • 14 tazas de agua filtrada.
  • 1 taza de té de kombucha hecho anteriormente, o en su defecto 1 taza de vinagre blanco destilado.

El ingrediente estrella para preparar kombucha es el llamado scoby, que es una colonia simbiótica (que viven conjuntamente) de bacterias y hongos del tipo de las levaduras.

El scoby es el agente fermentador de la bebida, y es gracias a él que es posible preparar en casa adquiriéndolo en tiendas o por otros usuarios que la tengan.

Es muy fácil de preparar, pero se requiere de mucha higiene y hacerlo sobre una superficie bien limpia, al que hayamos desinfectado con vinagre.

  1. Se hierve el agua junto con el azúcar.
  2. Una vez que hierva, se apaga el fuego, se le agrega el té de inmediato
  3. Se deja reposar por un espacio de 10 minutos dejándolo enfriar por completo
  4. Se introduce en una botella muy limpia de vidrio con el scoby y la taza de té de kombucha preparado con anterioridad, o bien la taza de vinagre blanco destilado, tal como explicamos en los ingredientes detallados.
  5. El envase se debe cerrar para evitar la contaminación, y se deja fermentar en un lugar oscuro por al menos una semana.

Una vez que esté la bebida preparada, se puede introducir en botellas diferentes y añadirle zumos de frutas, jengibre, chía, espirulina para darle otros sabores. Entonces se puede dejar fermentar unos días más, o guardarla en el frigorífico para detener la fermentación y siempre mantenerla refrigerada.

Si vas a hacer kombucha en casa, ten presente que debes hacerlo con mucha higiene, con todos los materiales y superficies desinfectados adecuadamente para evitar cualquier contaminación. Además, hay que observarla, probarla y estar pendiente para que la fermentación sea segura.

Origen

La kombucha tiene más de 2000 años de antigüedad, pero es ahora cuando se ha llegado a conocer en el viejo continente y se está extendiendo su popularidad por todo el mundo. Tiene origen asiático.

Contraindicaciones

Se desaconseja totalmente el consumo de kombucha a personas con alguna enfermedad hepática o renal, personas con diabetes y personas con el sistema inmunológico débil.

Mujeres embarazadas o en período de lactancia, es preferible que consulten con su especialista sanitario y que de decidir tomar kombucha que sea de una preparación comercializada, para evitar riesgos innecesarios.