Skip to content

Salvia

La salvia (Salvia officinalis) es una planta medicinal y aromática muy conocida también por nombres como Salima fina, Selima  Savia, y reconocida en el mundo de la fitoterapia.

Salvia Propiedades

Desde tiempos remotos, se dice que la planta da larga vida. Los egipcios conocían ya las propiedades de esta hierba y, después de las epidemias de peste, hacían beber el jugo de la salvia a las mujeres para volverlas fecundas.

Las mujeres griegas solían frotar sus dientes con una hoja de salvia para volverlos más blancos y relucientes.

Esta planta de Salvia es de porte bajo y de hoja muy aromática, tiene fama tanto por sus propiedades medicinales como por su valor culinario.

  • La salvia tiene poderosas propiedades medicinales y desde tiempos antiguos se le atribuyen valores tales como alargar la vida y restaurar la memoria de los ancianos. Véase infusión de salvia mas abajo.

Muchos médicos han reconocido las propiedades y virtudes de la salvia. La utilizan con buenos resultados en las convulsiones, en las enfermedades de médula y de las glándulas y también contra el temblor de los miembros.

Las picaduras de insectos se cubren con hojas de salvia frescas machacadas. En uso externo es un excelente remedios para las anginas, las enfermedades de garganta, los focos purulentos en los dientes, las inflamaciones de la garganta y de la boca.

  • A muchos niños y adultos no se les hubiera tenido que extirpar las amígdalas, se se hubieran servido a tiempo de la salvia. Cuando faltan las amígdalas, que normalmente hacen de policías del organismo, deteniendo y transformando las sustancias tóxicas del cuerpo, éstas actúan directamente sobre los riñones.

Usos de la Salvia

Puedes preparar una infusión de salvia para aclarar el cabello de cualquier tono y contra la caspa.

Quemar hojas secas o hervir en agua para neutralizar olores, de animales o en la cocina. Ahuyenta los insectos si se coloca en una bolsita en el armario ropero.

Sirven también para proteger la ropa de la polilla, para preservar la belleza y cuidar la salud. Para purificar el aliento es suficiente masticar lentamente una sola hoja fresca, durante largo rato.

  • Máscara cosmética rejuvenecedora: se mezcla una manzana pasada por la batidora con un poco de miel y salvia cortada fina, y se deja la masa durante quince minutos extendida en la cara lavada con anterioridad.

salviaUso medicinal de la salvia

En infusión, se emplea para combatir la fiebre y tonificar el sistema nervioso. También es tratada en caso de hemorragia y para tratar las picaduras de serpiente.

Infusión de Salvia

La infusión de salvia tomada repetidas veces, fortalece el organismo, previene la apoplejía y es muy eficaz en las parálisis. Contra los sudores nocturnos es la única hierba, a parte de la lavanda (o espliego), que ayuda; pues cura la enfermedad que provoca los sudores nocturnos y como corroborante la gran debilidad que acompaña ese mal.

Se toman 2 tazas de infusión de salvia, a sorbos espaciados, distribuidos durante el día.

Propiedades de la infusión de salvia

La infusión también actúa de forma favorable sobre el hígado enfermo y elimina los gases y las demás molestias debidas al hígado trastornado. También purifica la sangre, ayuda a expectorar, a limpiar el estómago, abre el apetito, corta la diarrea y cura las indigestiones.

  • Infusión de salvia: resulta eficaz contra las molestias de la menstruación y del estómago, cálculos de hígado y riñones, diabetes, asma, tos y sudores fríos. Los gargarismos alivian los dolores de garganta.
    Para preparar la infusión de salvia se utiliza 1 cucharadita de hierba por cada 1/4 litro de agua. Se deja reposar la infusión unos minutos.
  • Tisana de salvia. Para hacer una tisana, el agua que empleamos debe hervir, cosa que en las infusiones no debe llegar a punto de ebullición.
    La tisana de salvia ayuda cuando los dientes sangran o están poco firmes y contra los flemones y la atrofia de las encías. En estos casos se hace gárgaras o se aplica algodón empapado en tisana.

 

Vinagre de Salvia

  • Vinagre de Salvia. Para este preparado se suele usar la salvia de los prados, pero igualmente valdría elaborar el vinagre de salvia con otra variedad.
    Para preparar un vinagre de salvia, se debe llenar una botella hasta el cuello con flores de salvia de los prados, se cubre todo de un buen vinagre y se deja macerar durante 15 al sol o en un lugar cálido.
    Así lo explica Maria Tebes en su libro ‘La salud de la botica del Señor’. Con esta preparación se pueden hacer frocciones tonificantes y aliviantes a los enfermos que están mucho tiempo en cama.

Se recogen las hojas antes de la floración, sobre el mes de mayo, y lo haremos en días soleados que es cuando la planta produce aceites esenciales, cuando el sol esté más alto. Las hojas se desecan a la sombra.

Baños de salvia
  • Baños de asiento. Para las personas débiles de los nervios y las mujeres con enfermedades del bajo vientre sería una gran ayuda si tomaran de vez en cuando un baño de asiento con Salvia.

¿Cómo se prepara un baño de asiento con salvia? Se ponen 4 puñados de hojas de salvia a remojo durante una noche en agua fría. Al día siguiente, se calienta hasta que llegue a hervir, se cuela y se mezcla el líquido con el agua de baño.

Usos en la cocina

A parte de su utilidad como planta curativa no hay que olvidarse del empleo de la Salvia en la cocina, pues como codimento es riquísimo.

La salvia es una de las hierbas más versátiles en la cocina, pero, al tener un potente sabor, se aconseja utilizarla sola, sin mezclar con otras hierbas. Combina bien con platos ricos en grasa y favorece la digestión.

En general sirve para aderezar platos de carne, aves, salchichas, hígado, en ciertos rellenos con cebolla y es típico de algunos quesos, como el sabroso Sage Derby.

  • Las hojas frescas o secas sirven para preparar rellenos con cebolla y en platos de ave, cerdo, hígado y salchichas. Va bien en salsas blancas y para preparar mantequillas y cremas de queso compuestas. Se puede macerar en vinagres y aceites. Tanto las hojas secas como frescas también se usan para aromatizar pescados, carnes, verduras y dulces.

A los quesos de hierbas y las salsas también se debería añadir Salvia, aunque fuera solo por una cuestión de salud.

En algunas regiones de España, se elaboran pastelitos de Salvia, para ello se mezclan trocitos de la planta con la pasta como se suele hacer con el anís.

Salvia planta

La salvia es una planta típica de las regiones secas y soleadas del Mediterráneo. Toda ella despide un aroma fuerte y agradable, y las flores violáceas, que aparecen en verano, son frecuentadas por las abejas. Las hojas y las flores a punto de abrir se recolectan al principio de la floración.

  • Las hojas son verde grisáceas y de tendencia baja. Pueden secarse para uso cosmético, culinario y medicinal.
  • Las semillas son diminutas, marrón oscuro y ovoides.
  • El tallo es cuadrado y recubierto de pelillos. Se vuelve leñoso al segundo año.
  • Sus flores son pequeñas y casi siempre de tonalidades malva, aunque también se encuentran colores rosáceos y blanco.

La planta alcanza unos 30-70 cm de altura; tiene las flores agrupadas en rodajuelas y las hojas nacen enfrentadas, siendo vellosas y de color blanquecino, aspecto muy particular de la salvia.

Su aroma especialmente característico de esta planta depende de cada variedad, pues puede ser mas o menos intenso y agradable.

Salvia Cultivo

La planta de Salvia es oriunda de la zona mediterránea pero prospera fácilmente en climas menos templados. Se suele cultivar en los huertos del sur de Europa, donde nace espontáneamente en muchos casos.

En el jardín aporta un bello contraste al follaje tradicional por su color verde grisáceo. Es muy aromático, de hoja suave y siempre verde, muy ornamental al lado del romero.

Las abejas adoran su aroma y suelen revolotear a su alrededor especialmente en climas cálidos, como el de Grecia, donde la miel de salvia es muy apreciada y cara.

DURACIÓN: resistente siempre verde
ALTURA: 60 – 90 cm
SITUACIÓN: en parterres o macetas, a pleno sol
TIERRA: prefiere la luz, tierra alcalina bien drenada, pero en general es bastante tolerante.
CRECIMIENTO: plantar a distancia (45-60 cm) para permitir que se extiendan. Podar a principios de primavera para estimular su crecimiento, y de nuevo después de su floración. El tallo se vuelve leñoso y se aconseja renovar las plantas cada 4 ó 5 años. Las variedades púrpura y jaspeada se propagan mejor por esqueje.
COSECHA: las hojas frescas tienen más propiedades si se recogen antes de florecer la planta.
CONSERVACIÓN: secar lentamente al aire para conservar todo su sabor.

Se puede plantar en el huerto, al lado de las hortalizas, la col en especial, para ahuyentar a la mosquita blanca. Siempre en lugares protegidos y suficientemente soleados.

Variedades

Hay 6 variedades de salvia, y la tonalidad de sus hojas oscila entre el dorado, el púrpura y algunos jaseados

  • Salvia común (Salvia officinalis). Arbusto aromático muy popular. Sus hojas son decorativas y las flores atraen a las abejas.
    Es la variedad más común, y de la que más fama disfruta.
  • Salvia púrpura (Salvia officinalis purpurascens). Es una variedad decorativa muy perfumada. Tiene las mismas aplicaciones culinarias pero sus propiedades medicinales son mayores. La variedad púrpura puede tomarse en infusión para paliar problemas respiratorios e infecciones. También va bien en infecciones bucales y de la garganta si se prepara como gargarismo. Poner 1 ó 2 cucharaditas en una taza de agua hirviendo y dejar reposar 10 minutos.
  • Salvia de los prados (Salvia pratensis), nace en prados y ribazos. Tienen flores bellas de un color azul intenso, y un olor aromático bastante fuerte. La salvia de los prados sólo se utilizan en gargarismo o para preparar vinagre de Salvia, tal y como se ha explicado arriba en preparar un vinagre de salvia.

Origen y leyenda

Salvia es también su nombre latino y significa ‘curar’ o ‘salvar’; proviene de las palabras latinas salvus, sano, y officina, farmacia. Los romanos la trataban con mucho respeto pues la consideraban una planta sagrada.

En la Antigüedad se plantaba al lado de la ruda para ahuyentar a los sapos.

Los griegos dedicaron la salvia a Zeus, su dios supremo. En la Edad Media, la hierba ocupaba un lugar de honor tanto en los altos rangos como entre las mujeres de clase simple.

María Treben cuenta en ‘La Salud de la Botica del Señor’, lo siguiente: ”Cuando la Madre de Dios tuvo que huir de con el Niño Jesús, pidió ayuda a todas las flores del campo; pero ninguna le concedió amparo. En eso se inclinó hacia la Salvia y vio que allí podía encontrar refugio. Debajo de las hojas espesas se escondió con el niño y así estuvo bien protegida. Los esbirros de Herodes pasaron de largo y no la vieron. Una vez acabó el peligro, la Madre de Dios salió y llena de amor y gratitud le dijo a la planta: <Desde hoy y hasta la eternidad serás la flor favorita del hombre. Te doy la virtud para curar todos sus males; sálvalos de la muerte como lo has hecho conmigo.>
Desde aquellos tiempos esta hierba sigue creciendo para ayudar y curar al hombre.

En el siglo XIII se decía: ‘¿De qué podrá morir el hombre que tiene Salvia en su huerto?

Contraindicaciones

En pequeña cantidad no tiene ningún riesgo, pero las mujeres embarazadas y las lactantes no deberían tomar en altas dosis. Contiene thujone, ingrediente no recomendable para epilépticos.

La infusión de salvia no debe tomarse en exceso, pues puede resultar abortiva, y su uso es desaconsejable para temperamentos sanguíneos.