Skip to content

Dormir

El sueño es algo tan imprescindible en la salud y el bienestar porque nuestro cuerpo realiza funciones básicas de mantenimiento esenciales para su correcto funcionamiento. Es por ello, que cuando se padece de insomnio o no se consigue descansar adecuadamente debemos poner remedio desde ya.

Remedios naturales para dormir

Remedios caseros para el insomnio

Dormir bien mejora el sistema inmunológico, nos proporciona la energía necesaria al cuerpo, mejora la memoria y el aspecto general del cuerpo y nos ayuda a perder peso. Esto último, se ha demostrado en ensayos, observando que la falta de sueño altera los niveles de la hormona grelina, que es la encargada de hacernos sentir hambre. Es por todo ello, que si no descansamos bien, nuestra salud se ve deteriorada.

Además de aumentar de peso cuando no se duerme bien, existe mayor riesgo de muerte prematura en personas que descansan menos de 6 horas, con respecto a las personas que duermen al menos 8 h. Y no es por no dormir ocho horas que ponemos en juego nuestra salud, ya que cada persona tiene sus necesidades de sueño individual, pero bajar del umbral de 6 horas sí que nos puede hacer caer en una enfermedad.

Esta patología suele ser más frecuentes en mujeres que en hombres. y va en aumento a medida que aumenta la edad. Las causas de insomnio, frecuentemente son el consumo de ciertas sustancias, como el alcohol, tabaco, cafeína y algunos medicamentos; también influyen el trastorno bipolar, glándula tiroides hiperactiva, o la depresión. Los malos hábitos son también fuertemente influyentes, como son acostarse a la una hora diferente cada noche (no tener una rutina de noche fija), echarse la siesta mas tiempo del habitual, o tener un ambiente poco propicio para el descanso.

Remedios para dormir rápido

Los malos hábitos influyen de manera directa en el trastorno del sueño y el insomnio, es por ello que hemos reunido una serie de consejos para conciliar el sueño rápido sin necesidad de dormidina ni otros medicamentos:

  • La cama es para dormir. Si te gusta usar el portátil en la cama, mirar las redes sociales, enviar correos electrónicos o jugar con el móvil antes de coger el sueño, estás alargando el proceso para dormir rápido. Procura mantener las pantallas lejos del colchón.
  • Entrenar nuestro cuerpo. Es posible habituar nuestro cuerpo al sueño, para obtener un hábito saludable y reparador ante todo. Si se acuesta y levanta siempre a la misma hora, con el tiempo acabará cogiendo el sueño mucho más rápido.
  • No hagas siestas largas. Dormir una siesta no debe suponer mas de 15 o 30 minutos, tiempo suficiente que te permitirá seguir con buena energía el resto del día. Una larga siesta altera su ciclo y provoca que le cueste más dormir por la noche.
  • Hacer ejercicio físico. El ejercicio físico es un eficaz sedante; el agotamiento producido por la práctica de algún deporte o actividad física hará que se duerma más rápido, a la vez que notarás que el sueño es más profundo y reparador, por lo que te despertarás menos durante la noche.
  • Dormir cuando tienes sueño. Si te acuestas en la cama y no haces mas que dar vueltas, no tiene sentido estar peleando porque te entrará más nervioso. Lo que debes hacer es levantarte y hacer algo que te guste hasta que llegue solo el sueño, pero intenta evitar la televisión o las pantallas del móvil y la tablet.
  • Rutina de sueño esencial. Es imprescindible tener unos buenos hábitos de sueño para ir a la cama. Si diseñas una rutina en la que incluyas acciones antes de dormir, como ejercicios de relajación su cuerpo las relacionará  y le costará menos descansar.
  • El entorno para el descanso. El lugar donde se duerme es esencial para conciliar el sueño, no vale el sofá del salón, no está indicado para eso. Lo ideal es que haya oscuridad, la mayor posible, y una temperatura agradable; a ser posible además con pocos objetos alrededor para que no interfieran.
  • Cenas ligeras. La cena es la última comida diaria, debe ser ligera, preferiblemente verduras hervidas y alimentos poco grasos. Intenta cenar temprano y que haya al menos un espacio de 1 hora antes de irte a dormir. No hay que beber mucho durante la misma, así evitarás levantarte a mitad de la noche.
  • El alcohol es tu enemigo. Deprime el sistema nervioso, aunque parezca que se duerma mas rápido al principio. El efecto desaparece a las pocas horas y provoca un sueño de poca calidad.
  • Fumar no te ayuda. Dejar de fumar es muy recomendable para la salud en general, por lo que no será menos para el insomnio. La nicotina estimula el sistema nervioso y no te ayuda en nada para descansar correctamente.

El descanso nocturno es reparador tanto físico como mental. Dos horas antes de irte a la cama, no debes realizar ningún esfuerzo fisico ni intelectual para no acostarte muy activado. Además, evita los líquidos, y la cena debe ser ligera y siempre 2 horas antes de irte a la cama. Intenta llevar un horario constante tanto para acostarte como para levantarte, esta regularidad te ayudará a prevenir el insomnio.

La siesta es muy reconfortante y reparadora, pero no debe ser más de 30 minutos, sino el despertar será pesado.

No puedo dormir

La escasez de sueño acarrea problemas de nerviosismo, mal humor, falta de concentración. Por esto, es necesario dormir todos los días el tiempo necesario para sentirse bien descansado, ocho horas es la media para las personas adultas.

  • Para gozar de un sueño de calidad, intenta dormir sin luz, ni ruidos y en un espacio bien ventilado que no supere los 20º C de temperatura.
  • También es importante crear una rutina para acostarse siempre a la misma hora.
  • El ejercicio físico ayuda a coger antes el sueño y a que éste sea profundo, pero no es recomendable hacerlo de forma intensiva justo antes de dormir, porque te activa.
  • No te acuestes con hambre, ni tras una comida copiosa.

Dormir siesta

Una de las cosas de la vida más placentera es echar una cabezadita después de la comida, sobre todo en épocas de calor que dormimos menos porque las noches son más cortas. Abandonarse al sueño relaja y repone las pilas del organismo, mejorando la capacidad de concentración, la agudeza visual y el rendimiento, tanto en el trabajo como en las actividades extraescolares, por ello es recomendable tanto para adultos como para niños.

Para que la siesta sea efectiva y tenga beneficios, se deben cumplir tres normas básicas y obligatorias para el correcto descanso:

  1. Buscar un lugar tranquilo pero en penumbra, nada de oscuridad absoluta para no dormir más de la cuenta
  2. Desconectar el teléfono, para que no te interrumpan
  3. 20 minutos son suficientes, dormir más te causará más adormecimiento.

Trastornos del sueño en Niños

Los trastornos del sueño, ya sea la dificultad para conciliar el sueño o los despertares nocturnos son muy habituales en los niños, algunos con más dificultades que otros para encontrar su ritmo. Con frecuencia son problemas pasajeros que está vinculados a un desajuste entre el ritmo de la vida moderna y las necesidades del niño.

Los trastornos del sueño en niños pueden causar nerviosismo y agitación que afecta a la relajación y la concentración. Esto afectará al día siguiente para mantener el estado de alerta y la vitalidad.

Existen en el mercado complementos a base de plantas medicinales que reducen la agitación de los niños y los desequilibrios emocionales tales como el mal humor y el nerviosismo.

  • La vitamina B6 participa en el buen funcionamiento del sistema nervioso
  • La Melisa favorece el sueño y evita los despertares nocturnos.
  • Otras plantas medicinales que ayudarán a los niños a tener un sueño de más calidad son: lavanda, flores de naranjo, camomila, mejorana y espino blanco