Skip to content

Tos

La tos suele producirse por un enfriamiento de las vías respiratorias, por infección o por irritación de la garganta. Te enseñamos algunos remedios caseros para la tos seca o con flema.

Remedios caseros para la tos

La tos es una mecanismo de defensa de nuestro cuerpo para sacar lo que obstruye las vías respiratorias, pero resulta muy molesta. La tos persistente puede influir de manera negativa en nuestro día a día y estropearnos algunos planes; por ello, somos cada vez los que recurrimos a los remedios naturales de antaño para aliviarla.

  1. Miel.
    Ideal para suavizar la garganta y acabar con la molesta tos. Es uno de los mejores remedios caseros y más antiguos; las propiedades calmantes y antitusivas se conocen desde hace miles de años. Además, la miel tiene beneficios antimicrobianos y antisépticos. Las variedad de miel de romero o con eucalipto potencian su efecto beneficioso de la miel sobre las vías respiratorias.
    Puede tomarse sola o con zumos de cítricos (mejor limón) o en infusiones.
  2. Baño caliente.
    Resulta un estupendo remedio casero, llenas la bañera de agua caliente y te permites un tiempo para relajarte y recibir el vapor de agua que nos suaviza las vías respiratorias, alivia la congestión nasal y nos ayuda expulsar las mucosidades de la garganta y los pulmones.
    Para mayor eficacia el cuarto de baño debe ser una habitación sin ventilación.
  3. Infusión de Tomillo
    El tomillo se ha utilizado desde tiempos remotos para tratar afecciones del aparato respiratorio. Tiene propiedades digestivas, , antisépticas, antiespasmódicas, sedantes y tonificantes.
    Para preparar la infusión de tomillo se vierte sobre la planta seca una taza de agua hirviendo y se deja reposar unos minutos. Colar y endulzar con miel.
  4. Beber mucha agua
    El agua ayuda a aligerar las flemas y mantienen las membranas húmedas facilitando su expulsión. Por eso es tan importante hidratarse de manera adecuada cuando se tiene mucha tos.
  5. Infusión de pimienta negra
    Esta especia es un estimulante natural de la circulación y ayuda a mover la flema, pero no es conveniente para las personas con gastritis.
    Para preparar la infusión se ponen una cucharada de pmienta negra y dos de miel en una taza. Se agrega agua hirviendo encima y se deja reposar unos 10 minutos. Se cuela y se agrega miel o cualquier otro endulzante.
  6. Mentol
    Lo más habitual es encontrarlo en forma de caramelos, pastillas o gotas. El mentol adormece la parte posterior de la garganta, lo que ayuda a calmar el reflejo de la tos. También puede aplicarse en el pecho en forma de pomada o bálsamo, como por ejemplo el Vicks VapoRub.
  7. Limón, kiwi, Guayaba
    El limón contiene una gran cantidad de vitamina C, como ya es de sobra conocido, por lo que es muy eficaz en el tratamiento de resfriados y los molestos estados catarrales. La vitamina C es ideal para reforzar las defensas, también la encontramos en gran cantidad en otras frutas como la guayaba o el kiwi.
    Un remedio natural para la tos es cortar un limón por la mitad, añadir sal y pimienta y chuparlo.
  8. Tomar infusiones calientes
    En realidad, cualquier infusión caliente puede ayudar a aliviar la tos. Lo ideal es tomar té de hierbabuena, de hisopo o de flor de saúco, pero también vienen muy bien la tila, que tiene propiedades expectorantes, y el té de menta.
  9. Jengibre
    El jengibre es una raíz con innumerables beneficios para la salud. Se ha utilizado como remedio natural desde hace siglos por sus cualidades antihistamínicas y descongestionantes. La mejor forma de consumirlo para aliviar la tos es en infusión.
    Para preparar una infusión de jengibre se ralla una rodaja de jengibre fresco  se echa en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar unos minutos, se cuela y se endulza con miel. Toma esta infusión de jengibre 3 veces al día hasta que se alivie por completo la tos.
  10. Regaliz
    La raíz de regaliz, también llamada orozuz, se ha utilizado desde la antigüedad para aliviar la tos molesta. Se puede tomar simplemente chupando el palo de regaliz, o haciendo una infusión durante 20 minutos. Después se añade una cucharada de miel y, un poco de zumo de limón.

Al igual que nuestro cuerpo emite lágrimas o se broncea, también tose como mecanismo de protección sobre las agresiones de los agentes externos. Mediante la tos, el aparato respiratorio limpia las vías aéreas y protege nuestros pulmones.

Cuando un nervio receptivo de nuestras vías respiratorias recibe algún topo de estímulo externo, como por ejemplo un trocito de comida, el polvo o el humo nuestro cuerpo se defiende mediante la tos. Es por ello, que es muy importante dejar que la persona que está tosiendo lo haga con fuerza y decisión, aunque sólo se trate de flemas.

Estos receptores estimulados envían señales nerviosas al cerebro, y éste responde en un intento por expulsar el causante de la irritación con repentinas expulsiones de aire que ayudarán a empujar la sustancia que nos está irritando u obstruyendo para que salga al exterior.

La tos productiva, es la que se acompaña con movimiento de flemas desde el pecho, puede ir acompañada de una infección del aparato respiratorio, puede hacernos pasar por un momento incómodo y cuanto menos muy molesto. Para ello, acudimos como es habitual a los remedios caseros, con ingredientes fáciles de encontrar y que pueden ayudar a aliviar la tos.

Remedios naturales para la tos seca nocturna

Ten siempre a mano Própolis en comprimidos que se disuelven lentamente en la boca cuando hay dolor de garganta y tos, o en aerosol para rociar directamente sobre la garganta en caso de aftas y garganta reseca; y en viales de própolis con miel para tomar en caso de bronquitis, gripe o resfriado. El extracto de própolis o propóleo posibilita una forma natural y segura de combatir las infecciones respiratorios habituales del invierno. Resulta ideal para calmar la tos.

  • CEBOLLA PARA LA TOS. Uno de los mejores remedios naturales para la tos seca nocturna lo podemos elaborar gracias a la cebolla, con grandes propiedades y beneficios expectorantes, y si es morada mejor. Para no toser por la noche, trocea una cebolla en cortes pequeños, y colócala en un cuenco. Deja este recipiente al lado de la cama; descansarás mejor. Si tienes tos persistente puedes preparar este remedio casero durante varias noches o incluso de día.

Remedios caseros para la tos con flema

  • Agua marina. Seguro que has oido hablar del agua de mar o agua salina, muy eficaz para limpiar las vías nasales y despejarlas de incómodas mucosas.
  • Nebulizador con suero. Ya hay disponibles en el mercado nebulizadores pequeños con mascarilla que ayudan a despejar las vías de las molestas flemas que se agarran y son difíciles de mover. Para evitar que bajen a las vías bajas del sistema respiratorio y pueda complicarse con una infección, ten en casa un nebulizador con mascarilla al que le puedas añadir suero para nebulización.
  • Bebe mucha agua. Ten una botellina cerca y de a poco da sorbos para que mantengas hidratado

Tipos de tos con flema

  • Tos con flema y falta de aire: puede ser síntoma de asma o de bronquitis, quizás necesites un tratamiento prescrito por el médico.
  • Tos con flema verde o amarilla: puede ser síntoma de infección bacteriana, pero recuerda que si tomas un tratamiento antibiótico debe ser prescrito por un médico.
  • Tos con flema y con sangre: puede que tengas una complicación por alguna lesión en las vías respiratorias, es importante que te lo revise un médico y descartes la posibilidad de tuberculosis.

Plantas medicinales para la tos

  • Amapola. Se puede tomar en jarabe o infusión. Combinadas con flores de malva, pie de gato y tusílago, resultan muy eficaces contra catarros pulmonares y bronquitis
  • Gordolobo cenizo. Esta planta contiene mucílago que favorece su acción demulcente (que alivia las mucosas) y antiséptica, flavonoides especialmente taninos con acción antibacteriana y saponinas. Es además, antiinflamatorio ideal para la afección de garganta, expectorante y calmante de dolencias pulmonares, como son, asma, tos irritante y bronquitis.
  • Anís estrellado. Por sus virtudes expectorantes, ayuda a expulsar mediante la tos productiva la mucosa y suciedad acumulada en los pulmones y vías respiratorias. Para este fin, el anís verde es también muy efectivo en cuanto a la tos, ya que ayuda a despejar las vías; sólo cuece las semillas o el anís estrellado en agua hirviendo durante unos minutos y bebe el caldo con miel, repartidas unas 3 veces al día.
  • Higuera. El higo siempre ha sido conocido por sus propiedades expectorantes y emolientes. Es de gran ayuda para despejar los pulmones, el cansancio típica tras una crisis de asma o la tos seca.
  • Vara de Oro. Es una planta común de Europa y en el norte y oeste de Asia, entre otras propiedades se utiliza en infusión para la tos y los eccemas crónicos.

Si en 5 días la tos no mejora, debemos acudir a un médico que nos diagnostique lo que nos puede estar pasando, a fin de evitar cualquier complicación.