Skip to content

Hipertensión

Remedios Naturales para la Hipertensión

¿Qué es la Hipertensión?

La presión arterial es la fuerza ejercida por la sangre que el corazón bombea al cuerpo contra las paredes de las arterias.

Hablamos de hipertensión cuando nos referimos a una tensión arterial alta, es decir que la presión soportada por las arterias puede llegar a dañarlas. Cuanto mayor es la tensión, más esfuerzo debe de hacer el corazón para bombear sangre.

Hipertensión tratamiento

hipertension sintomasLa hipertensión o tensión arterial alta es la responsable de la mitad de las muertes por accidentes cerebrovasculares y cardiopatías; primera causa de mortalidad en los países desarrollados.

Su diagnóstico y tratamientos específicos han disminuido muy significativamente el número de personas afectadas por esta enfermedad.

Los tratamientos actuales y los buenos hábitos de vida (alimentación y deporte) han contribuido a reducir la mortalidad por cardiopatías. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), en 1980 el 31% de los adultos americanos padecía hipertensión, en 2014 el porcentaje se redujo al 18%.

En países en desarrollo, muchas personas desconocen que son hipertensas y, por tanto no siguen un tratamiento antihipertensivo adecuado. Acude a tu médico al menor síntoma pues diagnosticar, tratar y controlar la hipertensión es una prioridad sanitaria mundial.

Hipertensión valores

¿Cómo se lee la presión arterial? Las lecturas de la presión arterial vienen expresadas a través de 2 dígitos:

  1. Presión arterial sistólica. Presión máxima que ejerce la sangre eyectada por el corazón cuando se le contrae
  2. Presión arterial diastólica. Valor mínimo en el momento en el que el corazón está relajado, entre latidos cardíacos.

Una presión arterial es normal cuando es igual o inferior a 120/80 mmHg. Una presión arterial es alta (Hipertensión) cuando es de 140/90 mmHg o igual o superior.

Cuando una persona tiene problemas cardiacos o renales, o si ha padecido un accidente cardiovascular, es posible que el médico le recomiende que su presión arterial esté en niveles inferiores o idealmente en 115/75 mmHg

Causas de Hipertensión

Son diversos los factores que pueden afectar a la presión arterial:

  • Exceso de sal y de agua en las comidas
  • El mal estado de nuestros riñones
  • Sistema nervioso afectado
  • Niveles hormonales no adecuados
  • Afectación de los vasos sanguíneos

La edad de la persona también es un factor de riesgo, pues a medida que nos hacemos mayores la presión aumenta porque los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos.

Hipertensión riesgos

Los riesgos de padecer hipertensión o tensión arterial alta son los siguientes:

  • INFARTO. Si no se controla la hipertensión a tiempo, una presión arterial alta puede provocar un infarto agudo de miocardio, dilatación del corazón e insuficiencia cardiaca.
  • ANEURISMA. Las grandes arterias pueden verse dañadas debilitando su pared y formando una protrusión en forma de globo cuyo mayor peligro es un estallido brusco de consecuencias catastróficas.
  • ICTUS. Una hipertensión descontrolada puede provocar un coágulo en el cerebro, provocando un ictus por trombosis, o bien puede romper una arteria originando una hemorragia cerebral. Efectos parecidos tiene la hipertensión sobre la retina, riñón y otros órganos.

Síntomas de hipertensión

Quienes padecen habitualmente presión arterial alta, deben revisársela, al menos, una vez al año y disponer de un tensiómetro casero para hacer mediciones periódicas y rutinarias. En realidad, todos los adultos deberían medirse la tensión arterial de forma periódica.

Lo más peligroso de la hipertensión, en sus fases iniciales, es que no suelen mostrar síntomas; por esta razón, se conoce a este trastorno como el ”asesino silencioso”.

Una elevada presión arterial puede provocar, aunque no siempre:

  • Dolores de cabeza
  • Dificultad respiratoria
  • Vértigos
  • Dolor torácico
  • Palpitaciones
  • Hemorragias nasales

Hipertensión Estrés y Obesidad

Cuanto mayor es la presión arterial, mayor es el riesgo de que el corazón y los vasos sanguíneos resulten dañados. Cambiar el estilo de vida es, en ocasiones, suficiente para mantener bajo control la presión arterial.

  • Abandonar el consumo de tabaco
  • Adoptar una dieta lo más saludable posible
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Evitar el alcohol
  • No abusar de la sal

El peso corporal incide también en nuestra presión arterial; por cada kilo de peso que se pierde, se reduce la tensión arterial, tanto máxima como mínima, en un mmHg.

Controlar nuestro estrés de forma saludable, mediante la meditación, el ejercicio físico moderado y las relaciones sociales enriquecedoras, también contribuye a mejorar la tensión arterial.

Con todo ello, en determinados casos se necesita, además tomar medicamentos antihipertensivos, siempre bajo prescripción médica.