Skip to content

Equinácea

La equinácea (Echinacea angustifolia, E. purpurea) es una planta medicinal muy útil especialmente para reforzar las defensas naturales. Originaria de Norteamérica, es una de las plantas más populares, destaca por su acción inmunoestimulante.

Propiedades de la Equinacea

Utilizada desde hace siglos por tribus nativas americanas para tratar mordeduras, quemaduras, fiebres, dolor de muelas y heridas de todo tipo.

La equinácea destaca por reforzar el sistema inmunitario del organismo, lo que la hace especialmente útil en la prevención y tratamiento de catarros, gripe y procesos infecciosos de variada índole (otitis, cistitis, enfermedades de transmisión sexual, herpes) así como en estados de debilitamiento general (tratamientos oncológicos).

Posee un alto contenido en hierro, zinc, manganeso, selenio y vitamina C.

La equinácea tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias (muy útil en lesiones musculares, bronquitis y afecciones de garganta)

Facilita la digestión y estimula el apetito.

Usos de la equinácea

La equinácea se presenta en comprimidos, jarabes, gotas, tintura, etc.

Se puede tomar en infusión, decocción, tintura, gotas, comprimidos, dentífricos y jarabe. Como uso tópico se puede usar en pomada para heridas, llagas, acné, eccemas, y en enjuagues (gingivitis, faringitis).

Equinacea planta medicinal

La equinacea es una planta herbácea, nativa de las praderas del Medio Oeste norteamericano, que alcanza hasta 120 cm de altura. Fue introducida en Europa por el fitoterapeuta suizo Alfred Vogel.

La diferencia entre ambas variedades, la angustifolia y la purpurea, es que la primera presenta unos rayos florales más estrechos, siendo sus propiedades idénticas.

El nombre de esta planta deriva del término griego echinos (erizo), en alusión a la apariencia que ofrece el disco floral espinoso de la planta. También es conocida con el nombre d ‘flor cónica purpúrea’, por el color de los pétalos de sus flores. Las hojas son ásperas y las flores se asemejan a las margaritas.

La floración tiene lugar de verano a otoño.

Para extraer sus principios activos, se utilizan principalmente las raíces y el rizoma.