Skip to content

Diabetes Mellitus

Como ya sabemos la diabetes se puede clasificar en dos grupos: la diabetes insípida y la diabetes mellitus. Ésta última la causa un defecto en la producción de insulina por parte del páncreas; sin insulina, el organismo no puede utilizar la glucosa (azúcar en el torrente sanguíneo), que es su principal fuente de energía.  Como consecuencia, el nivel de azúcar que circula en sangre es alto y el que absorben los tejidos bajo.

¿Qué es la diabetes Mellitus? La diabetes es una de las enfermedades en las que más tiene que ver la dieta, pues es una afección crónica del metabolismo de los carbohidratos que, con el paso del tiempo, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades renales, aterosclerosis, ceguera y neuropatía. A decir más, predispone al enfermo de adquirir candidiasis y puede provocar problemas en el embarazo.

Diabetes Mellitus

La Diabetes Mellitus se clasifica en tres tipos: Diabetes tipo 1 (dependientes de la insulina), Diabetes tipo 2 (no dependientes de la insulina) y Diabetes Gestacional.

  • Diabetes tipo 1. Este tipo de diabetes está relacionado con la destrucción de las células beta del páncreas, que fabrican la insulina. Suele ser más frecuente en la etapa juvenil, y últimamente estudios serios lo han relacionado con un virus, con lo que además tendría un origen autoinmune.
  • Diabetes tipo 2. Se presenta con mayor frecuencia en la edad madura, y generalmente en personas cuyos antecendentes familiares padecieron de diabetes mellitus. Es en este caso, en el que el páncreas sí fabrica insulina pero ésta no es eficaz. Los síntomas son visión nublosa, prurito, sed inusual, somnolencia, fatiga, infecciones cutáneas, curación lenta de las heridas, hormigueo de piernas y/o adormecimiento de pies. Además, decir, que se relaciona con una dieta inadecuada.

Como hemos comentado, la principal razón de la aparición de cualquiera de estos tipos de diabetes, suele estar en una alteración en los niveles de glucosa en sangre. Esto es debido a un importante descenso de producción de la hormona insulina.

Aunque la genética puede determinar parte de la susceptibilidad de padecer diabetes, se conoce que el origen de muchos casos es una dieta rica en alimentos refinados y procesados industrialmente, a la vez que pobre en fibra y carbohidratos complejos. Prueba de esto que decimos es que las personas con sobrepeso son las que tienen un riesgo más alto de llegar a sufrir diabetes mellitus.

¿Tipo de diabetes mellitus más grave?

La diabetes gestacional, es un tipo de diabetes que como su nombre indica, aparece en el embarazo, y generalmente, desaparece una vez se ha dado a luz. Esta diabetes es más común de lo que se cree popularmente y su aparición no tiene por qué estar asociada con importantes complicaciones en el embarazo, siempre que se cuente con la supervisión de un especialista y sigamos sus indicaciones exhaustivamente.

La diabetes tipo 1 y tipo 2 son enfermedades crónicas, siendo la diabetes de tipo 1 la más severa, dado que requiere de inyecciones de insulina diarias, un control exhaustivo de la concentración de glucosa en sangre y unos cuidados y previsiones muy rigurosos. En una situación donde un paciente de tipo 1 no pueda administrase su dosis de insulina necesaria, las complicaciones, en un corto período de tiempo, pueden ser bastante serias.

Síntomas

  • Irritabilidad
  • Micción frecuente
  • Sed anormal
  • Náuseas o vómitos
  • Debilidad y fatiga
  • Pérdida de peso
  • Hambre inusual

Los episodios que frecuentan las personas que padecen Diabetes mellitus tipo 1 son los niveles fuertemente altos que son los conocidos como hiperglucemia, o bien fuertemente bajos que son los conocidos por hipoglucemia. Tanto uno como otro puede ser razón para una emergencia grave.

  1. Hipoglucemia. Los episodios de hipoglucemia que se presentan de imprevisto pueden ser causados por ayuno o simplemente causados por haberse saltado alguna comida, también por haber realizado un esfuerzo físico excesivo, o simplemente como reacción a una cantidad muy alta de insulina. Los primeros síntomas que se evidencian son hambre repentina, vahídos, sudores, confusión, palpitaciones y adormecimiento y hormigueo en los labios. Si no se reacciona a tiempo, el paciente puede empezar a experimentar desorientación, ver doble o sufrir temblores, se puede llegar a comportar de manera rara y caer en coma, para los casos más extremos.
    Si tienes la sensación de estar padeciendo una hipoglucemia, consuma inmediatamente un zumo de fruta natural o cualquier cosa que contenga azúcar; si no le resulta efectivo en los próximos 15 minutos vuelva a consumir algo dulce. Si esta segunda vez tampoco mejora, acuda a un médico y/o procúrate una inyección de glucagón.
  2. Hiperglucemia. Estos episodios no se manifiestan de manera tan inmediata, su desarrollo pudiera requerir de horas o incluso días. No es tan frecuente padecerla pero los riesgos aumentan cuando existe ya alguna otra enfermedad, y es que la demanda de insulina aumenta, los niveles de azúcar en sangre se elevan lo que puede provocar lo que se conoce como ‘coma diabético’, o “cetoacidosis diabética”. Entre las posibles consecuencias a un período largo de tiempo podrían estar el derrame cerebral, enfermedades cardíacas, ceguera, fallo renal, gangrena y daño del sistema nervioso.
    Si presentas síntomas de hiperglucemia, acude inmediatamente a un centro de salud, pues podría convertirse en una situación peligrosa para tu salud. Es posible que tengan que administrar fluidos, electrólitos e insulina por vía intravenosa.

Otros síntomas que se asocian a la diabetes son un malestar permanente, similar al que se produce cuando se padece de gripe, pérdida del pelo de las piernas, aumento del vello facial y aparición de pequeñas protuberancias amarillas (xantomas) en distintas partes del cuerpo. Los hombres pueden experimentar inflamación en su órgano, que se relaciona con la frecuente micción tanto de día como de noche.

Si es su hijo quien padece de diabetes mellitus hágaselo saber a sus profesores en el colegio, para actuar con tiempo ante el primer síntoma de hipoglicemia o hiperglicemia.

Hay personas que simplemente tienen una tolerancia baja a la glucosa, lo que significa que tiene una especie de forma latente de diabetes, asintomática; los niveles de azúcar en el plasma sanguíneo y la reacción al aumento de los niveles de glucosa de estas personas es intermedio, es decir, están entre los de una persona sana y los de una persona diabética.

El 80% de los casos de diabetes de tipo 2 en personas con alto riesgo pueden tener prevención con un estilo de vida saludable. Consuma frutas, verduras y semillas en un 80% del total de su alimentación y verás que puedes tener controlado los niveles de azúcar en sangre.