Skip to content

Conjuntivitis alérgica

Los ojos rojos son, en muchas ocasiones una afección alérgica. Pero además de tener enrojecimiento, la alergia puede provocar picor y molestias en general.

Puesto que la luz perjudica la evolución de la conjuntivitis, se recomienda utilizar gafas de sol o tapar el ojo con una gasa o parche para evitar el parpadeo, pues agrava la conjuntivitis debido a la fricción mecánica. Otra recomendación por parte de alergólogos es lavar los ojos con productos específicos para eliminar el polen o cualquier otro alérgeno; puedes elegir una espuma limpiadora con extracto de Bardana, una planta calmante que previene la irritación y el picor.

Plantas medicinales para la conjuntivitis alergica

La planta por excelencia en el tratamiento de las afecciones oculares o conjuntivitis alérgica es la eufrasia (Euphrasia officinalis) que se aplican de forma local en forma de infusión. También existen colirios que se venden en farmacias y tiendas de herboristerias que contienen esta planta, entre otros componentes.

Otra planta que resulta efectiva en infusión son el té (The sinensis), los pétalos de rosa (Rosa spp.) y la manzanilla (Anthemis nobilis).

Los lavados oculares permiten lavar el ojo y eliminar los cuerpos extraños que se encuentran en él. Se suele emplear una buena cantidad de infusión para empapar bien la gasa, no pasando la misma dos veces por el mismo sitio para no extender la infección. En el caso de utilizar flores tendremos que usar un papel de filtro o una tela de hilo para colarlo bien e impedir el paso de pólenes.

El eccema y al dermatitis atópica también se dan con mayor frecuencia en la época primaveral, aunque suelen responder más a causas internas que a la propia presencia de alérgenos en el ambiente. La inflamación de las mucosas debido a elementos ecternos puede afectar también a la piel próxima.