Skip to content

Cómo secar plantas

Las hierbas aromáticas deben secarse en cuanto se recogen.

Así es como se secan las plantas o hierbas aromáticas; se hará con mucho cuidado para conservar al máximo sus propiedades. Se cuelgan en lugar templado, seco y oscuro, como puede ser un ático o un armario vetilado) para obtener el mejor resultado, tanto en las hierbas que se usan en la cocina como en las ornamentales.

Cómo se secan las plantas aromáticas

Se pueden secar varias hierbas a l vez siempre y cuando se haga por separado. Si se mantienen muy juntas, sus aromas y sabores se mezclarán y saldrán perjudicadas. Es esencial mantener un buen control del tiempo y de la temperatura.

En general, hacen falta 5 días para un buen secado si se trata de un entorno cálido. En temperaturas frías el proceso puede durar hasta dos semanas. La temperatura ideal es de 30ºC durante las primeras 24 h  algo inferior en días sucesivos.

Se recogen las hierbas frescas y se secan en grupos para que el resultado sea uniforme. No se agregarán más hierbas a un grupo que esté a medio secar, sino que se esperará que finalice el proceso.

Comprueba que las hierbas están limpias y libres de plaguicidas. Es recomendable no lavarlas, a menos que sea imprescindible.

Secado de plantas

Para la mayoría de las plantas bastará atar varios tallos juntos y colgarlos boca abajo. Si hay riesgo de polvo o contaminación, colocar una bolsa de papel sobre el conjunto. El proceso de secado habrá terminado cuando las hojas sea frágiles al tacto.

No prolongues el tiempo hasta el punto que caigan por sí solas.

Separa las hojas secas procurando mantenerlas tan enteras como sea posible y coloca en frascos hasta su utilización. Sólo se pulverizarán las hojas cuando se vayan a usar.

Secar plantas aromáticas

Así es como se secan las plantas aromáticas, las medicinales y cualquier clase de plantas que quieras usar después en la cocina:

  1. Recoger las hierbas frescas en su punto de óptimo crecimiento. Desecha los tallos duros y las hojas deterioradas.
  2. Atar en grupos de 10 tallos aproximadamente y colgar boca abajo. Asegúrate de que no están muy apretados.
  3. Separa las hojas de los tallos una vez secas. La mayoría de las hierbas mantienen mejor las propiedades si se dejan en piezas bastante grandes.
  4. Se colocan las hierbas secas sobre un papel y con la ayuda de éste se introducen en frascos herméticos de cristal oscuro. Mantener alejados de la luz solar.