Skip to content

Como eliminar el sarro de los dientes de forma natural

Tener los dientes amarillos puede ser causas de muchos motivos. El sarro por ejemplo, que es la acumulación de alimentos y residuos en límite entre las encías y la parte trasera de las piezas dentarias que son un poco rugosas.

Lo que debemos saber sobre el sarro

Esas costras o manchas que se acumulan detrás de los dientes están conformadas por alimentos y sales minerales de la saliva.

La superficie rugosa de los dientes se convierten en el hábitat ideal para estas partículas de desechos. De esta forma se repite un ciclo de acumulación y formación de sarro.

Es fácil notar su presencia, ya que es de color amarillo y tiene un aspecto rugoso al tacto. Es importante saber que más allá de un problema estético, el sarro interactúa con ciertos alimentos, y desprende una sustancia que produce caries.

Consumir refrescos, café o té, también beber alcohol y fumar producen manchas en los dientes y ayuda a la aparición del sarro. Los mismo puede suceder cuando no nos cepillamos de la forma correcta. Un tercer motivo es la predisposición genética.

Los mejores remedios caseros para eliminar el sarro

La técnica más eficaz para eliminar ese molesto sarro crónico es hacer una visita al dentista para que te haga una limpieza profunda.
Pero además podemos aprovechar las bondades de algunos interesantes remedios caseros:

Bicarbonato de sodio

Hay muchas personas que lo utilizan como dentífrico natural y se trata de una receta casera antigua que ayuda a mantener los dientes blancos y sobretodo limpios.
Si no la has probado aún te recomendamos que lo mezcles con agua, ya que puede tener un sabor bastante salado y desagradable.

Ingredientes
1 cucharada de bicarbonato de sodio (aproximadamente 10 gr.)
1 cucharadita de sal (sólo 5 gr.)

Preparación
En un recipiente echas el bicarbonato y la sal, mojas el cepillo de dientes con un poco de agua tibia, pasas a remojar las cerdas en la mezcla de bicarbonato y sal. Luego te cepillas como lo haces a diario, claro! Prestando mucha más atención en las áreas más afectadas.
Repite este proceso al menos 2 veces al día. Puede ser en la mañana y la noche.

Limón

Este es otros de los blanqueadores dentales con fama. Pero ten cuidado!! Sólo úsalo en las noches, porque el limón al contacto con el sol te puede provocar manchas en la piel
El ácido del limón a su vez podría debilitar o dañar las piezas dentales; por lo tanto, deberás usar la receta máximo una vez a la semana.

Ingredientes
El jugo de medio limón
½ taza de agua tibia

Preparación
Pon a calentar el agua y exprime el limón, luego coloca el jugo del limón y el agua en una vaso y remueve, haz buches por toda tu boca antes de irte a acostar. Finalmente enjuaga con un poco de agua tibia para que se vaya el sabor ácido de tu boca.

Agua oxigenada

Otra receta es con el agua oxigenada que no puede faltar en nuestra casa, y sirve para aclarar el tono de los dientes y desaparecer el sarro.
Puedes utilizar este remedio casero hasta tres veces por semana, siempre como si fuera un enjuague bucal, luego del cepillado normal.

Ingredientes
1 taza de agua tibia
2 cucharadas de agua oxigenada

Preparación
Pon el agua tibia en un vaso y añádele el agua oxigenada, comienza a remover y luego enjuaga la boca realizando buches por un minuto, escupe y lávate con agua fresca.

Semillas de sésamo

Estas semillas son perfectas para desprender la suciedad acumulada en los dientes, y también es una técnica muy simple.
Solo necesitas un puñado de las semillas, las cuales masticaras durante un par de minutos.
No te las tragues.
Luego utiliza el cepillo seco y frota en todas tus piezas dentales.
Para finalizar enjuaga con buena cantidad de agua.

Perejil

Esta es una famosa hierba aromática que es usada en miles de platillos, y ella tiene la capacidad de desprender el sarro que se acumula en los dientes.

Ingredientes
Un puñado de hojitas de perejil
10 ml de agua

Preparación
Comienza lavando muy bien las hojas de perejil y luego las picas, pasas enseguida a mezclarlo con el agua hasta formar una especie de pasta. Colócala sobre tus dientes y deja que haga lo suyo por unos minutos. Ya para terminar enjuaga con una cantidad suficiente de agua tibia.