Skip to content

Anís verde

El anís (Pimpinella anisum) es una planta medicinal de la familia de las Umbelíferas que se usa para tratamientos del aparato digestivo y también en uso culinario.

Anís propiedades

El botánico griego Dioscórides la citaba como eficaz remedio para las molestias digestivas y para eliminar el mal aliento.

En la antigüedad, el anís se usaba sobre todo como remedio casero contra las mordeduras de serpientes. En Europa, lo introdujeron los benedictinos en tiempos de Carlomagno, y en la Edad Media servía para condimentar el pan, como lo hacían los romanos, y se utilizaba como calmante de los ataques de histeria y para aliviar los partos.

Usos del anís verde

Su uso medicinal es principalmente estomacal y digestivo, gracias a las excelentes propiedades antiespasmódicas y carminativas que posee.

Se consume generalmente en tisana para facilitar la digestión y expulsión de gases, favoreciendo asimismo la asimilación de los alimentos.

  • Infusión de anís: como remedio casero, las semillas se toman en infusión para aliviar las flatulencias, la tos, las bronquitis, el asma, para facilitar el sueño y estimular la secreción láctea.

Aparte de en infusión, otras formas de presentación son como aceite esencial, en extracto seco, en polvo y en licor. También puede tomarse en forma de decocción como galactógeno, es decir, para incrementar la secreción de leche materna, veinte minutos antes de la lactancia.

Anis Usos en la cocina

Además de estos usos medicinales, el empleo tradicional del anís verde o anisillos en la elaboración de repostería, en la fabricación de licores y como aromatizante lo han convertido en una de las plantas más populares.

Esta planta es una de las hierbas aromáticas más utilizadas en gastronomía y medicina. En la cocina es empleado en salsas, sopas, con col lombarda, zanahorias tiernas y guisos con curry, así como en pastelería y, sobre todo, para aromatizar licores.

Anís planta

El anís crece aisladamente en matas que pueden alcanzar hasta 1 m de altura, de tallo erecto y estriado y con raíz fusiforme. Sus flores ofrecen un color blanquecino y forman tupidas umbelas, mientras que las hojas pueden ser simples o trilobuladas. Su época de floración es el verano. Su fruto, de tipo ovoide y rugoso y aroma intensamente dulce, contiene un aceite esencial compuesto por anetol, estragol, flavonoides y colina.

Rara vez se encuentra el anís silvestre, pues se cultiva en muchos países por sus semillas. Las pequeñas flores blancas se parecen a las del hinojo, pero tienen un perfume mas delicado.

Los frutos aromáticos se recolectan en verano, secos y maduros, para desgranarlos y extraer sus semillas.

Origen

El anís es una planta originaria del Próximo Oriente y se le mencionaba ya en el 1500 a.C, en un papiro egipcio. Los chinos consideraron el anís como una planta sagrada y quemaron sus hojas en los funerales. Con las semillas aromatizaron los manjares nupciales.

Es una planta herbácea originaria de la cuenca del Mediterráneo, aunque actualmente es cultivada a gran escala en países de clima templado, siendo España uno de los mayores productores a nivel mundial.

Un sólido testimonio del valor que se le concedía en la Antigüedad lo proporciona el hecho de que aparezca citado como tributo en la Biblia (“Ay de vosotros que pagáis el diezmo de la menta, el anís y el comino…”, Mateo XXIII, 23) y en los textos védicos de la India.