Skip to content

Alcaparras

La alcaparra (Capparis spinosa) es una planta apreciada en la cocina como aperitivo en forma de conserva.

Usos de la alcaparra

Usos de la alcaparra en la cocina

Los capullos sin abrir de las alcaparras se recogen a principios de verano y se conservan para aromatizar vinagres, escabeches y salsas de pescado. Para conservarlas, se echan las alcaparras en una botella grande de boca ancha, y se las cubre con vinagre de primera calidad y un poco de sal. Se tapan bien y se mantienen en sitio fresco, renovando el vinagre de vez en cuando.

Machadas las alcaparras con perejil y un poco de mostaza, se mezclan con mayonesa y le dan un sabor exquisito. Las pequeñas alcaparras son las más aromáticas y apreciadas como aperitivo picante, en combinación con aceitunas y cebollas.

Usos medicinales de la alcaparra

Las alcaparras constituyen un buen estimulante para el estómago, siempre que no se haga un uso desmesurado de ellas, como ya dice el refrán castellano: ”tras los requesones como alcaparrones, e irás en derechura a la sepultura”.

En medicina, la alcaparra se emplea muy poco, pero los botones florales y la raíz se consideran eficaces contra la arteriosclerosis y como diurético.

Origen

La alcaparra proviene del Medio Oriente y del Mediterráneo y era bien conocida en la antigüedad. La podemos encontrar en las zonas áridas del sur de la península ibérica y las Baleares, donde recubre las rocas y los muros viejos con sus bellas y vistosas flores, de grandes pétalos blancos o rosados.