Skip to content

Ajo

El ajo (Allium sativum) es una planta de la familia de las liliáceas que se usa en tratamientos del sistema circulatorio e inmunológico, aparatos digestivo y respiratorio, y en los campos de urología. A la vez que su uso culinario está muy extendido.

Propiedades

La forma de administrar y preparar el ajo (cruco o cocinado), incide directamente en las propiedades terapéuticas que se derivan de la planta.

El ajo posee dos sustancias volátiles, la aliina y el disulfuro de alilo, responsables del penetrante olor característico del ajo, y de algunas de sus virtudes medicinales, que varían según se toma crudo o cocinado.

Como planta curativa, el ajo es un potente aliado contra las infecciones y los trastornos de tipo circulatorio, en la protección contra las enfermedades cardiovasculares y en la prevención de la hipertensión.

Sus propiedades antibióticas hacen del ajo un eficaz remedio natural por sí solo, para tratar infecciones de las vías respiratorias (antitusivo) y digestivas, así como trastornos urinario; combate virus, hongos y bacterias con gran eficacia, y se utiliza como vermífugo.

También reduce el nivel de azúcar en sangre e inhibe la síntesis del colesterol y los triglicéridos.

El ajo puede prevenir ciertos tipos de cáncer si es consumido de manera prolongada e incluso aliviar la depresión porque aumenta los niveles de serotonina.

Numerosos beneficios se derivan del consumo prolongado del ajo.

Usos del ajo

Es muy popular y posee múltiples aplicaciones terapéuticas.

Además de su consumo en fresco (troceado dentro de un zumo de cítricos para no notar su sabor), puede tomarse en perlas de aceite, en tintura, maceración, polvos y extracto seco.

Por vía externa combate las verrugas.

Ajo planta

La planta del ajo puede alcanzar hasta 30 cm de altura.

  • Las hojas son alargadas
  • Las flores son blancas. La floración es en primavera y verano.
  • La raíz es bulbosa y está compuesta por entre 6 y 12 gajos o dientes de ajo, que forman lo que se llama cabeza, cada uno de los cuales puede, a su vez, originar una nueva planta.

Cultivo del ajo

El ajo crece en climas cálidos y secos con abundante irrigación

Origen

El ajo procede de Asia Central.

Ya era masticado por los atletas de la antigua Grecia para mejorar su fortaleza física y en la Edad Media se empleaba para combatir los efectos de la peste.

Contraindicaciones

No obstante, la ingestión de ajo crudo deber ser moderada y no se aconseja consumir dosis elevadas durante el embarazo y la lactancia.